jueves, 10 de julio de 2008

Un poco de actualidad.


Sorprendida, azorada, por ver en los noticieros, las actitudes de alumnos que faltan el respeto a las docentes, en el último que ví le pusieron un profiláctico en la cabeza y prendieron fuego al cabello a una profesora que dijo no haberse dado cuenta de nada. La anterior que tomó estado público había sido víctima de burlas mientras continuaba con su explicación. La actitud de los alumnos es totalmente reprovable, una completa falta de respeto y de educación. Ahora se debate que debe hacer la escuela, ¿expulsarlos? no, la mayoría de las escuelas sostiene una política de no exclusión. ¿amonestaciones? ¿gabinetes? Todo está en discusión. Lo que parece que no se cuestiona, al menos tan abiertamente es la capacidad de las docentes al frente de la clase. Bajo ningún punto de vista pretendo generalizar. Solo referirme a aquellas que aparecen en los medios siendo objeto de burlas. La primera mencionó tener problemas psíquicos, incluso su forma de hablar a los medios no pareció ser muy coherente, ¿es apta para estar al frente de una clase?.
La otra docente era rodeada, y mientras leía la cubrían con un paraguas obstaculizandole la visión, pero ella continuaba explicando como si nada extraño sucediera, ¡el grado de autismo de esa mujer era impresionante!

Por supuesto que no quiero justificar el horrible comportamiento de los alumnos, pero me parece que es consecuencia de la desidia de quienes están a cargo, es una terrible manera de llamar la atención. Lo que sí hallo positivo es que podamos ver la intimidad del aula, para analizar, como está la escuela por dentro, por qué estamos como estamos.

No es casual que salgan a la luz este tipo de filmaciones y no de una clase donde todos trabajen en un ambiente de respeto y cordialidad, interesados en los contenidos que están apehendiendo. Creo que implícitamente estas actitudes están denunciando y demandando por mayor capacidad en el cuerpo docente.

No es fácil para una alumna que está por egresar del profesorado asimilar esta realidad, exige mayor esfuerzo y compromiso pretender ejercer la profesión y estar a la altura de las circunstancias, o por lo menos, ser consciente que si no es posible atender de manera óptima las necesidades académicas de los alumnos, hay que dar un paso al costado y dedicarse a otra cosa.

6 comentarios:

Diana Campos dijo...

A ESTE " POCO DE ACTUALIDAD" : INTERESANTE LA PROPUESTA DE ESTA ACTUALIDAD, DONDE LOS MEDIOS DEPOSITAN Y HACEN CAUSA COMÚN UNA VEZ MÁS, SOBRE VIOLENCIA Y EDUCACIÓN , ASUSTÁNDOSE E INTENTANDO ASUSTAR A LA SOCIEDAD , CON MAESTROS Y ALUMNOS CON "CAPACIDADES ESPECIALES". EN TU TEXTO ,CIERRAS DICIENDO , QE EN CASO DE NO SABER CONDUCIR EL ROL POR EL CUAL ELEGIMOS HOY SER DOCENTES , MEJOR DEDICARNOS A OTRA COSA .
AHORA PREGUNTO??? DENTRO DE UNOS AÑOS ,DOCENTES DE UNA SOCIEDDA EN RIESGO, QUE NOS DEPARARÁ EL DESTINO??? SOBRE TODO A UDS. CREES QUE CON SOLO SABER QUE ELEGIR O CON LA "MAGIA VOCACIONAL" SE PDRÁ FRONTAR A LO QUE LA SOCIEDAD LE DEPARE AL DOCENTE DE UNOS 5 AÑOS ADELANTE .
SOMOS PARTE DEL GAN SECTOR Y LA ÉPOCA DE DOCENTES EN RIESGO ,DE ATENSIÓN A LA DIVERSIDAD.
QUE DEBEMOS TENER EN CUENTA HOY , PARA ESTA FORTALECIDOS MAÑANA????
HURGA EN LA BIBLIOGRAFIA QUE TE BRINDO HECTOR Y LUEGO CHARLAMOS

Paula dijo...

En los últimos días escuché a Alejandro Dolina que decía que la sociedad tiene como una fijación con la educación, que tiene los ojos puestos sobre ella, y que cuando cualquiera de estas cosas sucede, la sociedad lo festeja. Es como si sabiendo que está en crisis, está esperando estos estallidos y se deleita cual banquete, con imágenes en TODOS los medios asombrándose de lo inevitable. Coincido en que muchas veces vemos docentes negadores de la realidad que viven dentro del aula, o lo que es peor naturalizadores de esa realidad, y sí quizá tiene que ver con una vieja escuela de la docencia que ante todo debe continuar en señando, no nos explicamos cómo, pero enseñando a su criterio. También coincido en esta cuestión de que no se tiene porqué "ser docente toda la vida". Durante mucho tiempo el gremio docente luchó por un reconocimiento de profesionalidad, creo que aceptar que uno no tiene más animo para enfrentarse a estos problemas, más allá del abandono por parte del estado de estos docentes,que considera que no puede hacer más y dejar de lado la mezquindad de "ser docente porque me gusta enseñar", es también un síntoma de profesionalidad.

eve dijo...

Con respecto a estos actos de violencias que hoy los medios hacen presente gracias a que existen cámaras en los celulares, y que los alumnos los llevan a la escuela; a mi parecer existieron siempre o por lo menos en mi historia de alumna del primario y secundario; es mas cuando era adolescente lo ultimo que hubiese estudiado era una carrera docente, porque decía que no me gustaba renegar, porque los alumnos muchas veces no tenían una buena conducta, eso lo pensaba hace 15 años atrás aproximadamente. Hoy que me queda poco para recibirme de docente, con lo que he llegado a aprender, que el renegar no siempre surge en el aula sino en muchas circunstancias y momentos de la vida en que uno se encuentre, y muchas veces el clima que se genera en el aula tienen que ver no solo con el grupo de chicos que concurren allí, sino con la personalidad y actitud que tiene el docente para vincularse con los alumnos. Yo creo que nada es porque sí, y todo lo que pasa tiene una causa. Esta falta de respeto de los alumnos con el docente como mostraron los medios de comunicación, es fruto del de la relación docente – alumno de ese curso.

eve dijo...

Con respecto a estos actos de violencias que hoy los medios hacen presente gracias a que existen cámaras en los celulares, y que los alumnos los llevan a la escuela; a mi parecer existieron siempre o por lo menos en mi historia de alumna del primario y secundario; es mas cuando era adolescente lo ultimo que hubiese estudiado era una carrera docente, porque decía que no me gustaba renegar, porque los alumnos muchas veces no tenían una buena conducta, eso lo pensaba hace 15 años atrás aproximadamente. Hoy que me queda poco para recibirme de docente, con lo que he llegado a aprender, que el renegar no siempre surge en el aula sino en muchas circunstancias y momentos de la vida en que uno se encuentre, y muchas veces el clima que se genera en el aula tienen que ver no solo con el grupo de chicos que concurren allí, sino con la personalidad y actitud que tiene el docente para vincularse con los alumnos. Yo creo que nada es porque sí, y todo lo que pasa tiene una causa. Esta falta de respeto de los alumnos con el docente como mostraron los medios de comunicación, es fruto del de la relación docente – alumno de ese curso.

María Silvia Velando dijo...

Creo que la violencia en las escuelas no puede despegarse de la violencia que se despliega en todos los ámbitos: la calle, el trabajo, la política. Los medios se especializan en construir "visibilidades" e in-visibilidades. Durante un tiempo "machacan" sobre nuestras "cabezas" con lo mismo, hasta que detectan una saturación desplazando el foco hacia la construcción de otra noticia. Además trabajan todos juntos en las mismas líneas y poniendo en pantalla en el mismo momento las mismas noticias. ¿Han probado cambiar de noticiero cuando transmiten "la noticia" de la semana?.
De todos modos el hecho ocurrió, es real, ¿pero es la verdad sobre lo que ocurre en todas las escuelas?. Realidad- verdad no siempre marchan juntas.

Sofía dijo...

Aportes Sofía y Fabian:
la noticia no deja de generar perplejidad, y la primera representación estaría en relación a como deberíamos actuar desde nuestro rol.
Quedarnos en la superficie de lo sucedido sería una actitud pasiva y hasta de mal gusto hacer comentarios sin una propuesta de acción comprometida, como por ejemplo la tarea de mediación dirigida a favorecer la retención de los alumnos con estas características, la escuela como espacio debe generar la formación para profundizar sobre espectativas personales, que concluyan en proyección de reflexión y convivencia